domingo, 2 de junio de 2013

.

Creo que no he vivido nada más maravilloso, que nada me ha hecho más feliz. Perdón, no lo creo, estoy tan segura como de que mi esencia es mi esencia. No he sentido nunca más amor por alguien, no me he sentido nunca tan protegida como entre tus brazos, no he dormido más tranquila jamás como cuando tu me rodeabas y así estábamos, juntos, entrelazados. Ahora que sé que de tenerlo todo a estar sin nada hay unos minutos, me siento tan horriblemente vacía y fría que siento que este mundo que giraba rápido mientras me besabas, no es que pase jodidamente lento, sino que secamente, ha acabado por pararse, una vez más, como cada noche que me faltas. Y aquí, entre lágrima y lágrima, te confieso que si hago todo lo que hago es porque no puedo estar sin ti, porque te quiero hasta límites tan inexistentes que duele. Duele como dientes en el alma, duele de verdad el no tenerte. El sentirte a la vez de cerca ,tan lejos, es una pesadilla. Es como cuando te abrazo y siento que el mundo desaparece, pero por un instante pienso que te irás cuando se acabe. Estoy tan llena de miedos que no me reconozco. Te echo tanto de menos que mis manos ya no son las que te acariciaban, que mis ojos no son los que con mirarte te lo decían todo, ni siquiera mis besos son aquellos que te hacían sonreír entre beso y beso, y para colmo, ya ni siquiera son míos, ahora cualquiera es más dueña de ellos que yo, porque como tu más de una vez has dicho, 'tú no me eres ná, ni yo soy nada tuyo'. Lo peor es ver en tus ojos cosas distintas a lo que me dejas tu ver con tus palabras, lo peor es lo lejos que estamos aparentemente teniéndonos tan cerca. Lo peor es que ya no sé como subsistir, como aguantar, como hacer que este sentimiento decrezca en vez de crecer. No sé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario